Talleres de fotografía en Cabo de Gata  
 
El relato fotográfico
Talleres en Cabo de Gata 2015

Entrevista con Matías Costa

Matías Costa nació en Buenos Aires, 1973, pero ha vivido en Madrid casi desde siempre. Periodista y fotógrafo. Su trabajo se centra en la memoria, la identidad y el territorio, y utiliza la fotografía y escritura para construir relatos visuales.
Es miembro de la agencia británica Panos Pictures y está representado por la galería Freijo Gallery. Colabora con medios como The New Yorker o Mare Magazine. Es profesor de Fotografía Documental en las escuelas EFTI, TAI y Too Many Flash y tutor de proyectos en la escuela LENS. Ha recibido premios como el World Press Photo, Descubrimientos PhotoEspaña, Generaciones Caja Madrid o Fotopress. Ha realizado exposiciones en el Museo Reina Sofía, la Fundación Mapfre, Espacio Tabacalera, Museo de América, Centro de la Imagen (México) o el Hubei Museum of Art (China).

 

Entre sus publicaciones destacan: Zonians, Photobolsillo, The Family Project, Diccionario de Fotógrafos Españoles y Aquí y Ahora. Su obra forma parte de colecciones como The Moscow House of Photography, Colección de Arte Contemporáneo de la Comunidad de Madrid o Museo de América. www.matiascosta.com

Es uno de los dos profesores invitados en la convocatoria de los Talleres en Cabo de Gata 2015.

 
Este año estás invitado como profesor a uno de los Talleres en Cabo de Gata. Como sabes, estos talleres proponen siempre programas y contenidos orientados a explorar todo lo referente a la creatividad. ¿Piensas que es importante ser creativos?. ¿Qué significa para ti ser creativo? ¿estamos viviendo -entre otras crisis- una crisis también de creatividad?

La creatividad es un elemento fundamental para desarrollar un lenguaje propio en cualquier medio de expresión. Sin ella podremos contar cosas, y podremos llegar a transmitir una idea, pero difícilmente haremos algo perdurable, algo que mueva y remueva. Lo puramente funcional, la formula aplicada sin revisión creativa, solo produce fría eficiencia, en el mejor de los casos.
Pero la creatividad no funciona como una aplicación que te descargas y comienzas a usar. Es más bien como un músculo, que sin estímulo es poco efectivo e incluso se llega a atrofiar.

Cortijo de la Loma

La creatividad equivale a un síntoma, lo que tenemos que averiguar es lo que ha provocado ese síntoma, eso dentro de nosotros que nos produce inquietud y necesita que nos ocupemos de ello. El acto creativo debería generarse siempre por necesidad, porque algo no está en su sitio y nos preguntamos qué es. De esas preguntas nace nuestra obra, que es puro síntoma, reflejo de lo que nos ocurre. Por tanto la creatividad requiere de entrenamiento tanto como cualquier disciplina mental, física o espiritual.
En mi opinión no existe una crisis de creatividad como tal, sino que nos estamos comunicando con nuevos códigos que pueden representar un impedimento para el desarrollo creativo. Me refiero sobre todo a las nuevas tecnologías, que mal empleadas nos hacen funcionar por impulsos casi mecánicos. Si estamos permanentemente conectados, recibiendo mucha más información de la que somos capaces de asimilar y emitiendo constantemente mensajes, nos estamos quedando eternamente en lo inmediato, en la fase adolescente de lo social, en la que no importa lo que digas, sino que digas cosas todo el tiempo. Esto deja poco espacio a la reflexión y disminuye el tiempo de estar con uno mismo, dos requisitos esenciales para la creatividad. Por otro lado, la propia crisis global, que no es solo económica, también de valores y propósitos, genera una sensación constante de que nada merece la pena y de que todo se convierte pronto en desechable. Vivimos pidiendo perdón, creyendo que merecemos lo malo que nos pasa porque no hemos estado a la altura, pero nunca llegamos a saber bien qué es lo que hemos hecho mal. De algún modo se está consiguiendo la anulación total del individuo, nos hemos convertido en nuestros propios censores, no nos permitimos espacio para lo lúdico o lo puramente contemplativo, que son también motores para la creatividad.

En el taller habrá una semana completa para trabajar en torno al título que has propuesto: “el relato fotográfico”. El relato, entre otras cosas se caracteriza por la heterogeneidad narrativa, por sus diferentes estilos discursivos, porque suele nacer de una inspiración inmediata… ¿cómo relaciones eso con la fotografía? ¿puedes hablarnos de ello?
Me interesa mucho la relación entre la escritura y la fotografía. Creo que comparten métodos de trabajo y una manera similar de construir la narración. En el relato literario es imprescindible crear una atmósfera que es la que establece las reglas con las que se va a desarrollar el juego. A partir de ahí se añade trama, personajes, estructura, punto de vista… Si trasladamos esto a la fotografía tenemos la imagen individual que, al igual que la palabra suelta en la escritura, funciona como unidad narrativa desde la cual construiremos el relato, que se elabora con materiales parecidos.

Taller de fotografia con Matías Costa  en Cabo de Gata

A un taller, además de por todos sus componentes lúdicos, se asiste básicamente para aprender,… ¿Crees que se puede enseñar fotografía? ¿cómo abordas la actividad de enseñar fotografía desde tu experiencia como profesor y tutor?
Más allá de los rudimentos técnicos imprescindibles, que no es algo de lo que nos ocupemos en este taller, creo que en fotografía, como en cualquier disciplina artística, se puede estimular la disposición que permite al alumno avanzar en su proceso y generar sus propias herramientas para desarrollarse como creador. El cómo se dicen las cosas en un taller es tan importante como el qué se dice. Los que nos dedicamos a enseñar fotografía y además desarrollamos una carrera como autores, solemos fijarnos mucho en la hechura de las cosas, en los procesos, en el esqueleto. Esos pequeños detalles merecen ser analizados con detenimiento en un taller.
A veces uno toca una clave y el alumno encuentra una puerta para abordar una inquietud que traía en su interior. Como profesor y tutor, mi labor es la de guiar, mostrar una serie de caminos posibles, actuar de catalizador para algo que tendrá que hacer el alumno más tarde, pero que quizá no podría hacer o le habría costado más de no haber tenido este estímulo. Lo que un alumno encuentra en un taller se parece a eso que nos ocurre al leer autores que nos son afines: encuentra en las palabras de otro sus propios pensamientos formulados del modo en que estaba buscando.

Creo que es más interesante ser creativo que no serlo, al menos como forma de encontrar recursos. ¿Crees que cada vez será una necesidad más apremiante en los tiempos que corren? y en caso positivo ¿porqué?
La tendencia general es la estandarización, también en la práctica creativa. Se están haciendo cosas muy interesantes en fotografía, pero al mismo tiempo también se está produciendo una ingente cantidad de fotografía aburrida, que sigue un patrón. Ser creativo no consiste tanto en hacer más contorsiones con el lenguaje sino quizá en hablar solo lo necesario desde un lugar muy de nuestro mundo, al que invitamos a otros a asomarse.

Taller de fotografia con Matías Costa  en Cabo de Gata
 

Dices en el texto del taller que será un espacio de reflexión y trabajo acerca de la construcción de una mirada personal… Para construir algo normalmente hacen falta planos, guiones, mapas del territorio… ¿cuáles son esos planos o mapas en la construcción de la mirada personal?
Puede que para construir una mirada personal necesitemos la conjunción de varios factores: un cierto grado de honestidad y coherencia con uno mismo, una dieta visual equilibrada, una vida lo más despejada y despojada posible, la costumbre de la observación y, por supuesto la práctica habitual de la fotografía.

Habitualmente hablas de la autenticidad en nuestros relatos, que sean auténticos. ¿Qué significa auténticos para ti? ¿Nos puedes dar una breve introducción?
La autenticidad es lo contrario de la impostura, que es pretender ser quien no se es. Lincoln dijo que “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo y a algunos todo el tiempo, pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. Fundamentalmente, no conviene engañarse a uno mismo, ser auténtico puede consistir por reconocer las propias limitaciones, para comenzar a ser quién uno realmente es.

¿En qué estás trabajando ahora?
Acabo de terminar mi libro Zonians, que publica La Fábrica a principios de junio. Se trata de mi proyecto sobre los antiguos habitantes del Canal de Panamá, que también se expone en la Galería Freijo durante PhotoEspaña. También estoy trabajando en la publicación de mis Cuadernos de Campo para este otoño.

Cortijo de la Loma

Muchas personas, fotógrafos, pintores, músicos, escritores, dicen encontrarse perdidos, colapsados a la hora de crear sus propias obras. Muchas veces esas obras no llegan a materializarse, o si lo hacen no es con su fuerza original. ¿qué crees que ocurre en esos casos?
Las crisis son inherentes al proceso creativo. Hay incluso largas temporadas infructuosas. Pero yo opino que la vida útil de un artista puede ser muy larga, lo que ocurre es que uno necesita diferentes estímulos para diferentes etapas de su vida. También ocurre a veces que la creatividad se va y no vuelve nunca más.

En algunas ferias de arte se tiene a veces la sensación de que la premisa es “a ver quien hace la cosa más rara” o más nueva o jamás vista. ¿Crees que es así? ¿crees que a raíz de una posible crisis de creatividad se busca lo nuevo por lo nuevo?
El mercado del arte tiene sus propias leyes, más condicionadas por el mercado que por el arte. No creo que una feria de arte sea un buen termómetro para saber el estado del arte actual. Quizá haya que visitar los estudios de los artistas, lejos de la corte y los cortesanos, para saber qué está pasando.

¿Porqué te interesa la enseñanza, los talleres?
Me interesa la enseñanza porque se crea un vínculo casi mágico con el alumno que me aporta una gran cantidad de energía y me ayuda a ordenar mis ideas. Además me da mucha satisfacción saber que he puesto algo de mi parte para ayudar a alguien a crecer, recuerdo que lo hicieron por mi y, de algún modo, estoy devolviendo lo que se me dio.

Taller de fotografia con Matías Costa  en Cabo de Gata

En Cabo de Gata intentamos por todos los medios posibles que cada taller sea una experiencia que merezca la pena. Y este año tú serás una parte importante de ello. Aunque un taller tenga sus limitaciones me gustaría preguntarte por lo que tu entiendes son sus virtudes específicas. ¿qué aporta asistir a un taller, crees que un taller ofrece oportunidades especificas de aprendizaje?
Un taller tiene la virtud de estar expuesto al azar, a diferencia de una clase común en la que apenas compartes un par de horas y das una materia dentro de un programa. En el taller hay una conciencia de grupo, se genera una vitalidad mucho más envolvente. Es una experiencia de mucha intensidad que fuerza los mecanismos de aprendizaje y rompe los moldes que todos traemos. Los talleres de Cabo de Gata son especialmente vibrantes porque se trata de una inmersión de una semana en un lugar espectacular y con una energía difícil de encontrar en nuestro entorno cotidiano.

 

Matías Costa impartirá el taller “El relato fotográfico” del 19 al 25 de Julio 2015 en los Talleres en Cabo de Gata. Cortijo de la Loma. Parque Natural de Cabo de Gata. Almería
http://www.talleresencabodegata.com


Título del taller: “El relato fotográfico”. La realidad como ficción, y viceversa
Con: Matías Costa
Fechas: del 19 al 25 de Julio 2015
Lugar: Cortijo de La Loma, La Isleta del Moro
Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, Almería, Andalucía, España
Inscripción y reserva de plazas: del 1 de marzo al 1o de julio de 2015

> más información sobre el taller

Coordinación e información:
Tel: +34 913 68 33 18

 
   
  Talleres de fotografía en Cabo de Gata